fbpx
MUJERES DESTACADAS 100 AÑOS

Ana Miranda Subiabre

Ingeniería Civil Informática

Para Ana Virginia Miranda Subiabre, Ingeniera Civil Informática egresada de nuestra Facultad de Ingeniería, la elección de su profesión ha resultado una experiencia maravillosa, llena de aprendizajes y adaptaciones. “Encuentro que lo más enriquecedor es que siempre hay que trabajar en equipo, con otros en todo momento, y eso hace que uno aprenda todos los días y que trabajemos también para ser mejores personas y profesionales”, comenta.

Ana cree que el desafío que nos está imponiendo la tecnología es inmenso “y por lo tanto, es también una motivación para seguir aportando a mejores soluciones a los problemas que se nos plantean a diario, teniendo que buscar siempre la eficiencia en los procesos”.

Oriunda de Ancud, Chiloé, pero actualmente vive en Santiago junto a su familia. Hace un mes dejó LATAM, donde ejerció por más de 10 años, siendo su último cargo el de Jefe Proyectos IT en LATAM Airlines Group.

Su elección por la ingeniería tiene relación con su amor por los números y pese que al ingresar no tenía clara la especialidad que iba a elegir (entró a Plan Común), ya en el segundo año decidió informática porque le llamó tremendamente la atención cómo estaba avanzando la tecnología. “Mis principales referentes fueron mis padres, quienes siempre apoyaron y me animaron a seguir mis sueños y a esforzarme día a día por lograrlos; pero también mis tíos de Concepción, los únicos profesionales que hasta ése momento, había en mi familia, ambos son ingenieros de la UdeC y me enseñaron a amar mi universidad”, relata.

¿Algún mensaje a las futuras ingenieras?

“Les diría a todos (mujeres y hombres) que están en una universidad grandiosa, que nos permite ver todos los puntos de vista y por tanto tener las herramientas necesarias para salir al mundo laboral, el resto tenemos que ponerlo cada uno de nosotros y para ello es fundamental desarrollar nuestras habilidades transversales.

A las futuras ingenieras les diría que se puede ser mamá y profesional, es difícil, pero es una experiencia demasiado enriquecedora.

A los ingenieros decirles que tendrán que trabajar con mujeres, que puede que ellas opten por ser mamás, pero que también ellos serán padres si así lo quieren, por lo que es fundamental que entre todos nos acompañemos y empaticemos”.